Felipe Passolas/Fotógrafos/Herramientas

Trucos para mejorar tu lenguaje visual

Una buena fotografía se compone de una técnica depurada y una composición interesante. Mientras que la técnica puede dar unos resultados previsibles la composición es susceptible de mayor creatividad. La importancia de la composición radica en que si no es buena, no será entendible por el espectador y eso es fundamental. La composición es la gramática del idioma del lenguaje visual y por tanto, los elementos formales serán su vocabulario; líneas, puntos, formas, texturas y colores. Aunque la única regla es que no hay reglas, es interesante comenzar en composición abordando un listado de ellas para empezar a educar, cabeza, ojo y corazón. El encuadre que delimitará el espacio y por tanto la realidad que vive el fotógrafo, será importante por definición y en este espacio situaremos nuestros elementos fundamentales para crear composiciones. Los principios del mundo de las bellas artes, sobre todo en el campo de la pintura, siempre se han aplicado al campo de la composición fotográfica.

El porqué de la necesidad de unas REGLAS

La composición otorga un orden a la fotografía que puede subyugar al fotógrafo a unas reglas determinadas, de ahí su dualidad de la existencia de reglas y la obligación de romperlas. La composición nos ayuda a darle un propósito a la fotografía y no son otros que: compartir experiencias, mostrar el mundo de otra manera y contar cosas sobre el mundo o uno mismo. La composición hay que automatizarla, cuando se aprende un idioma se habla sin pensar con la fotografía pasa lo mismo. La composición y el uso de reglas y elementos (puntos, líneas, formas, color, etc.) son como una receta de cocina que se pueden utilizar por separado a una fotografía o añadir varios para conformar un todo.

Tres reglas fundamentales:

Simplificación; los fotógrafos cuando comenzamos con nuestros primero pasos en la fotografía solemos introducir demasiada información en nuestras fotografías. Simplificar es un buen ejercicio para no confundir al lector y facilitarle la comprensión. Simplificar es un ejercicio fundamental de la composición. Nos hace pensar que se puede prescindir y que puede dar más fuerza, una vez seleccionado el elemento más importante se puede organizar el encuadre para crear una buena composición.

felipe-passolas-lenguaje-visual-7

Un truco es acercarse, esto produce una llamada de atención sobre el sujeto y elimina el fondo. Acercarse es una de las piedras angulares del fotoperiodismo pero sigue siendo difícil de adoptar y aplicar en cualquier disciplina de la fotografía. También se puede simplificar una imagen cambiando el encuadre, el punto de vista o la distancia focal. Estos movimientos se pueden potenciar utilizando una profundidad de campo pequeña y así eliminar distracciones.

felipe-passolas-lenguaje-visual-8

La iluminación como no, es otro recurso para ensombrecer aquella información que no queramos destacar. Las fotografías en clave alta y baja son un buen ejemplo de ello. Reducir la paleta cromática es otro método para destacar lo principal.

La sección áurea aunque es muy conocida la resumiremos aquí, Leonardo Pisano matemático del siglo XII creo la serie numérica Fibonacci donde la suma de los dos anteriores da el siguiente;

1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89,144, etc.

Esta serie da lugar a la proporción aurea, ya que la relación entre números consecutivos da el número que se identifica como áureo 1,618034.

144/89 = 1,617978

89/55 = 1,618182

55/34 = 1,617647

Cogiendo estas dimensiones y dividiéndolas por un rectángulo (encuadre) de las dimensiones de dos números de la serie, y esos lados los dividimos por el resto de números de la serie uniendo con una línea esos puntos, encontraremos la sección aurea. Esta espiral también se conoce como Espiral de Oro y está presente en la naturaleza (conchas marinas). Esta espiral nos resulta agradable porque sus proporciones nos resultan naturales.

De la evolución de esta regla nos lleva a La regla de los tercios, si colocamos estas cuatro espirales en cada una de las esquinas tendremos los tercios y las intersecciones de los puntos fuertes, pero no contentos con esto, si en vez de aplicar estrictamente la regla de los tercios trazamos diagonales y las cruzamos con sus perpendiculares desde las equinas encontraremos puntos interesantes cercanos a los puntos fuertes que nos dan una simetría dinámica, no son tan perfecto o estables y de ahí el dinamismo. La simetría corresponde a su equivalencia en el otro extremo del rectángulo. Por eso muchas veces cuando enseñamos a utilizar la regla de los tercios decimos que es algo aproximado y muchas veces funciona mejor un poquito descentrado del tercio o del punto fuerte. Estas diferencias de distancia entre los puntos aumentan conforme cambiamos el tamaño del formato. Estas reglas de composición son básicas y nos demuestran la ayuda significativa que es utilizar unos patrones a la hora de aprender, nos ayudan a ver distintos elementos de un modo natural para nuestro ojo convirtiéndolos en atractivos para el espectador y nos deja ver que el trasfondo de esas reglas es la matemática que está muy presente en cada foto que hacemos.

Otros recursos potentes compositivos son las Líneas: tenemos dos tipos las imaginarias y las reales.

felipe-passolas-lenguaje-visual-6

Unos hacen referencia a elementos físicos y otras unen puntos. Las líneas son una construcción mental que nos sirve para poner orden en el caos, en la naturaleza hay pocas líneas rectas. Las que encontramos suelen ser límites de la diferencia tonal. La Línea más importante en fotografía es el horizonte. ¡Ojo, no inclinar la línea del horizonte en zonas de agua! Es bastante molesto.

felipe-passolas-lenguaje-visual-5

Muchas veces el horizonte está implícito aunque no se vea, nivelaremos la imagen pensando en esa naturalidad. Las líneas también tienen un significado psicológico, las verticales representan equilibrio de fuerzas, tensión y son estáticas mientras que las horizontales representan estabilidad y tranquilidad.

Las líneas en “s” en encuadres verticales dan fuerza y equilibrio dinámico y en horizontales representan movimientos de grandes fuerzas. Las líneas en “z” pueden representar emoción o inquiete y las diagonales introducen movimiento.

Hay muchas más reglas de composición y trucos para encuadrar que podremos seguir explorando en próximos artículos, pero como la teoría sin la práctica no es nada recomiendo empezar poco a poco para ir naturalizando la técnica y aprender a mirar de un modo distinto.

“Todos los Derechos Reservados de texto, fotos e ilustraciones por http://www.FelipePassolas.com 2016. Prohibida toda reproducción sin el consentimiento escrito por el autor/ http://www.prostudio360.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s