Felipe Passolas/Fotógrafos/Fotoperiodismo

El fotógrafo y la falta de motivación

Normalmente, tanto los aficionados como los profesionales de la fotografía, muchas veces olvidamos que en esta pasión que tenemos, intervienen muchos más factores que solamente los técnicos. La fotografía es una profesión eminentemente social y hoy en día además, es muy tecnológica, lo que nos hace que tengamos que estar muy despiertos, tanto a la hora de aprender, cómo funcionan las nuevas herramientas que tenemos a nuestro alcance como aprender a leer a esos seres humanos que nos rodean y son objeto de nuestra fotografía. Muchas veces centrándonos en esto, olvidamos que el fotógrafo también es importante y no solo porque tiene que ser un buen profesional, sino porque es humano y por lo tanto le afecta las subidas y bajadas de ánimo que cualquier trayectoria profesional conlleva.

felipe-passolaspag_motivacion-chile

Felipe Passolas – Chile

Cuando hablamos de fotografía, indudablemente nuestro estado de ánimo afecta nuestros resultados, ocurre en todas las profesiones y en todas conlleva el mismo reto. Un profesional debe realizar un buen trabajo, esté triste o contento, porque eso es lo que lo diferencia de un amateur. Mis fotos deben ser buenas sin depender ni de las condiciones meteorológicas ni de mi estado anímico. Pero somos humanos y todos podemos caer en una falta de motivación y desanimo. Pero como para todo en esta vida hay técnicas y trucos para ponerte las pilas y que tu moral suba a la hora de realizar tus proyectos personales o tus encargos profesionales.

Lo más fácil es decaer en proyectos fotográficos de larga duración, uno no ve el resultado de la serie de un modo inmediato porque el relato está sin concluir, lleva mucho trabajo etc. Pero tenemos que sobreponernos a ese abismo que se abre ante nosotros ya sea por cansancio o falta de motivación y pararnos a reflexionar. ¿Por qué no estoy contento con la fotografía que estoy haciendo? Esta simple pregunta puede llevarme a plantear si es que no estoy encontrando los sujetos que quiero fotografiar, si me falta técnica o intentar investigar qué motivos están produciendo ese malestar. Hay que procurar darle la vuelta y sacar conclusiones para tomar una posición conciliadora entre mi frustración y mi actitud proactiva. Esto que se dice sencillo es muy difícil, porque necesitamos cierta capacidad de espíritu para salir del bucle negativo.

felipe-passolasi_motivacion-tunez

Felipe Passolas – Túnez

De cualquier modo, un momento de bajón fotográfico siempre es un buen momento para reflexionar, sobre todo pensar en la trayectoria del proyecto. Tal vez sea buena idea acortarlo o incluso dejarlo. Siempre que la decisión esté razona puede incluso que sea más sensato dejarlo, que invertir otros seis meses en un proyecto que no funciona. Ojo no digo que hay que ponerse excusas para dejar a la primera de cambio conforme no nos salga la foto que queremos, sino que no es de perdedores abandonar un proyecto si analizamos que no tiene futuro. Un buen motivo para continuar un proyecto o dejarlo es ver si la dirección que hemos tomado contesta ciertas preguntas que todo proyecto debe tener, como por ejemplo: ¿Qué transmite? ¿Qué tiene de interés? ¿Aporta algo nuevo? ¿Qué objetivo persigue? ¿Hay un público objetivo? Si esas preguntas no tienen respuesta es que algo hemos planteado mal, y si por el contrario esas respuestas tienen sustancia, si pueden ser buenas razones para continuar.

felipe-passolas_motivacion-amsterdam

Felipe Passolas – Amsterdam

Muchas veces tomar un respiro es una buena idea. Descansar cambiar de ambiente y volver con fuerzas renovadas puede ser la mejor solución. Personalmente siempre recomiendo dar pasos atrás cuando mi fotografía no funciona. Es sencillo si las fotos no me salen un día, lo que hago es buscar fotos sencillas, básicas que funcionen por su simplicidad y que sean fáciles de encontrar; una flor, un retrato con un fondo homogéneo, fotos sencillas que gusten. No serán ganadoras de un premio pero el objetivo de estas fotos sencillas es serenarte, reconfortarte con algo bonito y sencillo y darte algo de tiempo para ir recobrando energía y automáticamente, conforme estés contento con los resultados irás buscando fotos más difíciles o que cuenten historias más complejas. Este es un truco para aplicar a corto plazo en cualquier sesión o trabajo.

felipe-passolas_motivacion-senegal

Felipe Passolas – Senegal

Para no caer en agobios cuando realicemos una sesión, el mejor remedio es una buena preparación. Hoy en día hay muchas aplicaciones móviles que nos dan infinidad de detalles que podemos tener en cuenta para tenerlo todo controlado como aquellas que nos dan el tiempo, la meteorología y las horas de luz o detalles técnicos como la distancia hiperfocal por ejemplo. Siempre que fotografiemos seres humanos, hay que hacerlo con el espíritu alto, ya que puede que tengamos negativas o que no sea fácil. Los seres humanos somos impredecibles, así que mucha sonrisa y mucha mano izquierda.

felipe-passolas_motivacion_marruecos

Felipe Passolas – Marruecos

Si tenemos una salida y pretendemos fotografiar, recordad que el ojo es un músculo y por lo tanto necesita entrenamiento, cuanto antes calentéis el ojo antes empezaréis a conseguir fotos e ir depurando qué queréis conseguir. Cuando hacemos salidas se nos puede pasar el tiempo volando, un ejercicio que viene muy bien para no decaer y exigirnos un poco, es ponernos tiempos, exigirnos conseguir un número de fotos por hora, pero fotos que sean buenas, así por un lado nos esforzaremos en fotografía y por otro en pensar más y no disparar sin ton ni son.

Conforme uno aprende suele exigirme más y más y eso es positivo. Una señal clara de que estás avanzando fotográficamente es cuando eres capaz de teorizar y visualizar una fotografía, cuando eres capaz de imaginarla en tu cabeza y luego proyectarla técnicamente. Es un paso importante y no te preocupes si cuando teorizas de cabeza la práctica no sale a la primera. Ambas partes, teoría y práctica son necesarias, pero la práctica lleva tiempo y perseverancia. Lo importante es que no desistas y si te caes del caballo, vuelvas a montar.

Estos son algunas luces y sombras del proceso creativo que todos sufrimos antes o después. No son recetas mágicas, sino trucos que pueden que te ayuden, pero lo ideal es que seas capaz de crear tu propia receta, para que no decaiga el aliento.

Anuncios

2 pensamientos en “El fotógrafo y la falta de motivación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s